La cuádriga de Ben-Hur

I went down to the crossroads, fell down on my knees.
I went down to the crossroads, fell down on my knees.
Asked the lord above for mercy, save me if you please.

Imaginen la carrera de caballos de esa magnífica escena. En caso de que no la hayan visto, se vayan corriendo a Youtube, porque se pierden cine clásico de calidad, y es una pena.

Todos los aurigas en la línea de salida, las apuestas bien altas, el público enfervorizado gritando con todas sus fuerzas… Se da el banderazo de salida y….

… los caballos salen corriendo cada uno para un lado.

Desastre total. Que les corten la cabeza. Al circo a acompañar a los cristianos, hombre ya.

La comparativa con los caballos alineados hacia el mismo sitio es una de las más populares entre quienes dirigen grupos de personas y en esta actividad de la que vamos hablando, no voy a emplear otro ejemplo distinto. No podemos avanzar si no nos dirigimos todos en la misma dirección y todos queremos ir a ese lugar.

¿Que a ustedes no les pasa eso en sus guilds? ¿Tienen a todo el mundo con las ideas claras, la voluntad firme y el camino claro?. Pues deben ser los únicos 🙂

En principio puede parecer una tontería, porque presuponemos que World of Warcraft PVE a nivel más o menos alto es una actividad que tiene un camino bastante sencillo de seguir: Vas a un sitio, matas bichos, te enfrentas a un boss, recoges dineros y objetillos y repites el proceso.

Como siempre, la realidad no es tan sencilla.

Me repito como el ajo, pero las prioridades de la gente cambian, y con ella cambia su implicación. Y no solamente por motivos triviales. En un principio, todo el alegría, alborozo y ganas de jugar, pero el tiempo pasar y los éxitos (y fracasos) generales hacen que nuestra actitud ante el juego se modifique, y ya no nos apetezca hacer lo mismo, o pensemos que se está haciendo de forma inadecuada. O cambiemos nuestro estilo de juego, nuestra clase o nos vayamos a hacer PVP.

Primer punto importante a considerar: Quien juega a Wow, lo hace porque quiere. Obligar a la gente a jugar contra su voluntad o a disgusto es un grave error.

Segundo punto importante a considerar: En un altísimo porcentaje de las ocasiones, no somos sinceros ni con nosotros mismos, incluso aunque nos demos cuenta. Y seguimos jugando por rutina, por debilidad o por no dejar mal a personas que valoramos. No actuar con sinceridad es otro grave error.

El problema de todo esto es que la sinceridad es un bien escaso. Y no lo digo, ojo, porque seamos todos unos mentirosos de gran celibre, sino porque principalmente no somos sinceros con nosotros mismos. Este tipo de sinceridad es difícil de encontrar, y sobre todo de ejercitar.

Un pequeño ejemplo para apoyar esta teoría: ¿Cuantas veces han pensado que estaban hasta aquí de volver a hacer la misma instancia de raid, el mismo boss, encontrarse con los mismos pulls? ¿Cuantas veces se han sentado frente al PC pensando en lo a gusto que estarían viendo una peli, un capítulo de su serie favorita, leyendo un libro o jugando a cualquier otro juego? ¿Y cuantas veces han pensado: “Bueno, pero es que si no voy, les hago polvo…”?

No estoy juzgando negativamente a los que adoptan esa postura,  porque no es el objetivo de este artículo. Seguramente, la mayoría de los que lo lean torcerán el morro y pensarán que la peña que piensa así no tiene voluntad ni dedicación. Repito: No es tan sencillo. Las cosas cambian (Ya lo hemos visto), las personas adquieren compromisos, se emparejan, se desaniman o se aburren. El carro, en definitiva, corre el riesgo de descojonarse.

¿Y cómo podemos hacer que los caballos vayan siempre mirando hacia el mismo sitio?. Lo cierto es que únicamente se me ocurre una manera, y es tan sencilla como aplicar esa sinceridad de la que hablábamos antes. Tanto para uno mismo como hacia los demás. No jugar porque tenemos un número de ojos puestos sobre nosotros, no jugar por cubrir unas expectativas ajenas, no jugar porque tenemos que “quedar bien”. Tener claro qué queremos hacer en este juego y encaminarnos hacia ello. Como sabemos, en Wow hay un hueco y un tipo de juego para prácticamente todo el mundo, de modo que no será por posibilidades.

De la misma forma, tengamos claro qué estamos pidiendo y ofreciendo a la gente que quiera unirse a nosotros y no tengamos otro producto ni otros planes. Y si lo hay, a corto, medio o largo plazo, que se deje claro desde el principio cual va a ser esa variación, idealmente con tiempo suficiente para que todo el mundo lo tenga claro.

Y pidamos la misma sinceridad en contrapartida. Perdon, *exijamos* la misma sinceridad que estamos ofreciendo. Que quede claro que nadie se va a enfadar porque haya quien tenga un cambio de prioridades o planteamientos. Ya hemos visto y asumimos que no hay nada estático en este loco mundo, de modo que no deberíamos enfadarnos porque esos cambios sucedan.

Como decía al principio, si les parece claro, de cajón y sumamente sencillo de conseguir. Una palmadita en la espalda de mi parte y buena suerte al encontrarse con la vida real 🙂

Hasta aquí hemos llegado con las carreras de caballos 🙂 La próxima entrega trataremos de uno de los temas más importantes de los que hasta ahora hemos hablado: El síndrome de burnout y cómo evitar que se presente.

Esto no es una excusa :)

Hubo lío en el trabajo. Luego me dió pereza. Luego me fui a Japon y volví de Japon.

Luego, me dio un poco mas de pereza…

Pero es necesario ponernos serios, que no quedan muchos temas de los que quiero hablar y esto está bastante parado.

Mañana seguimos.

Ningún plan sobrevive al contacto con el enemigo

When we start killing
It’s all coming down right now
From the nightmare we’ve created,
I want to be awakened somehow
(I want to be awakened right now!)
When we start killing it all will be falling down
From the Hell that we’re in
All we are is fading away
When we start killing…

Alguien me dijo una vez que raidear en Wow es como ir a la guerra: Grandes momentos de espera seguidos de breves momentos de acción. Durante un tiempo pensé que era cierto. Luego me dí cuenta de que si alguien tiene esa mentalidad está comenzando a perder la batalla desde el origen.

La ecuación es bien sencilla y sé que me repito pero es importante esto, de modo que ahí estamos: No tenemos tiempo que perder. Aprovechen sus horas de raideo y acostumbrense a hacerlo de forma eficiente, ya que en caso contrario se encontrarán con la línea siguiente:

Tiempo mal aprovechado —> Avance lento —> Menos loot —> Menor rendimiento —> Desilusión de los jugadores —> Problemas en la guild

Una salvedad sobre este tema. Ser eficiente no significa llevar a gente con el gancho puesto debajo de la barbilla. Es necesario distinguir bien esta diferencia porque personalmente me molestan mucho los raid leaders que no dan tiempo ni para respirar, obsesionados por el rusheo, por el acabar pronto.

El main tank de mi hermandad tiene una frase de Black Hawk derribado que suele aplicar cuando nos entran las prisas y que partticularmente, me gusta mucho: “Slow is smooth. Smooth is fast”, que para los que no sepan inglés puede traducirse como “Ir despacio es ir suave. Ir suave es ir rápido”.

Sin embargo, vayan acostumbrando a su gente a dar más de sí. Tanto en los tiempos de movimiento como en los combates. Existe una fina línea que separa el ir demasiado rápido del ir pisando huevos, y cuando hablamos de mejorar como el todo que debería ser un grupo de raideo regular, una de las cuestiones a trabajar es la eficiencia en el movimiento, los pulls y la gestión de loot.

Animen a los tanques a dar un poquito más de sí, a recoger al siguiente pull recién acabado el anterior. Animen a los healers a estar atentos, a ser más eficientes con el maná en los pulls. Acostumbrar a todos los miembros de la raid a ser un poquito mejores tanto en los bosses como en los pulls es algo que tiene beneficios a muy corto plazo. La eficiencia en grupo genera una satisfacción personal y crea un esprit-de-corps que creo es muy necesario.

Art1201

Ls asignaciones de loot se deben entregar a alguien que se ocupe de ello. Que la gente no se quede esperando a ver que cae. Se puede hacer un breve rest y seguir mientras se reparte el botín. Todo el tiempo ivertido en discusiones de loot inútil es tiempo perdido que no se puede recuperar.

Nada más entrar en la instancia de raid en cuestión, que se realice la gestión de bufos a la mayor brevedad posible. Mesitas, intercambio de pociones, bendiciones, comida y demás chorradas que nos ponen potentes.

Creo conveniente tener una buena disciplina de comunicaciones en la ejecución de una raid. Ya hemos dedicado una entrada a introducir, pero me gustaría abundar un poco el este punto. Me gustan las bromas y conversaciones intrascendentes vía Teamspeak cuando estamos raideando en mi hermandad, de hecho, es algo que procuro potenciar ya que el sentido del humor y pasarlo bien con los compas es uno de los pilares por los que juego a esto. Sin embargo, en el momento en que se llega delante de un boss, aplico disciplina de silencio de radio. Por dos razones, la primera es que nos pone en la situación mental correcta para dedicarnos a lo que vamos a realizar y segundo porque las órdenes y refresco de estrategias deben oírse bien.

Recordemos: Esto es un juego y nos lo pasamos bomba, pero hacer el tonto nos hace perder el tiempo.

En cuanto al sombrero de raid leader. Es importante mantener una actitud mental correcta cuando se asume el papel de raid leader. En este caso somos la cabeza visible del grupo de gente que viene con nosotros. Si nos encontramos concentrados, atentos a lo que hacemos, con el sentido del humor a punto, seguramente contagiaremos a los demás miembros esa actitud, y es importante hacerlo porque cuando vamos de raid hay una situación que es la que da nombre a esta entrada: Las cosas casi nunca salen como esperamos que salgan. Las conexiones se pierden, las órdenes se malinterpretan, las personas se confunden o se distraen y lo que empieza siendo un pequeño error acaba siendo una bola que nieve que acaba en wipe.

Muy bien. Hay wipes. La gente se muere, es poco efectiva o está con la cabeza en otra parte. En los tiempos de las raids de 40 había DPS que activaban el autoshoot y se iban a echar un caliqueño a la mujer. Y no me invento esta historia, que lo sepan 🙂

Motivemos a los miembros de la raid. Creemos ilusión, creemos sentido de pertenencia, orgullo de guild. Quienes se siente satisfechos y orgullosos por pertenecer a una en concreto son jugadores más eficientes y dedicados y sienten menos ganas de ir a buscar pastos verdes. Pidan las cosas por favor, den las gracias. Sean educados. No cuesta tanto. En serio.

Art1202

Según vimos en la entrada anterior, los miembros de una raid deberían haber leído las estrategias y sabrán como se tiene que realizar un determinado boss. Aun así, antes de comenzar el combate, hagamos un pequeño recordatorio de los puntos más importantes y ejecutemos y ready check. Si alguien tiene dudas, que se resuelvan. De nuevo, ready check. Si después del segundo ready check hay alguien que todavía tiene dudas, es que no está prestando atención 🙂

Ahora, al combate. Silencio de proa a popa y que hablen únicamente el Main Tank y el oficial de healers y DPS en caso de que sea necesario. Recuerden que nadie nace aprendido y que para conseguir tirar a los bosses hace falta morir muchas veces, pero receurden y hagan recordar que un wipe es un wipe menos. Con perseverancia y dedicación, no hay boss que se resista.

Apliquen humor en los wipes. Quítente hierro a los errores. Pidan opiniones a los oficiales y miembros de la raid “¿Qué creeis que podríamos haber hecho mejor?” “Comentadme qué problema estáis teniendo”, etc…  No señalen con el dedo en público ni busquen culpables. Para esto, ya tenemos los momentos de evaluación posteriores.

En caso de que se detecte un cierto cansancio, es buena idea dar diez minutos a la gente para que vaya a echar un pis, a beber agua o comer algo. No más de 10 minutos, que luego nos relajamos. En todo caso, a mí me gusta hacer una pausa en mitad de la raid para despejar un poco la cabeza. Estar ters o cuatro horas sentado aplicado a una sola tarea es algo que cansa. Un jugador cansado es un jugador poco efectivo.

Y cuando caiga el boss, que caerá, es el momento de las felicitaciones y los plácemes. Sí, antes de repartir el botín, sí antes de ponerse a pensar si debíamos haber hecho esto o aquello para que cayera antes. No me sean rancios y cansinos. Se ha tirado al boss, lo cual es una satisfacción considerable por muchas razones adicionales a las piezas moradas que puedan caer. Se ha trabajado mucho para conseguir un paso en el objetivo común y se ha conseguido dar un paso adelante. Relájense, disfruten y háganse una foto con los restos del jambo muerto.

Y a continuar al siguiente pull, señores.

Por último, un par de detalles de organización. Sean disciplinados con los tiempos dedicados a la raid. Si se dice que son un número de horas, que se cumpla. Es fácil olvidar que estamos jugando y siempre podemos caer en la tentación de hacer un try más, pero para la imensa mayoría de gente existen ocupaciones mas allá del juego, de modo que respetémoslo. Si somos estrictos con la hora de comienzo, seámoslo también con la de finalización.

Y para terminar por hoy, sepan cuando conviene acabar pronto. Ese momento en que, simplemente, no se nos da la tarde. Cuando llevamos demasiados wipes y el cansancio no es físico, sino mental. En ocasiones es mejor dejarlo y volver con ideas y ganas frescas la vez siguiente. Pero sobre cuando cortar y cuando seguir apretando los dientes ya no les puedo aconsejar. Han de ser ustedes los que sepan tomarle el pulso a su gente. Con el tiempo, les conocerán mejor que sus propais madres 🙂

Lo vamos a dejar aquí, a pesar de que este punto es complejo y probablemente podríamos escribir muchas cosas más y me habré dejado puntos en el tintero de los que me daré cuenta mañana. Únanse a nosotros la semana que viene (O la siguiente) para tratar de un tema relajado y agradable: El reparto de los objetos. Justo lo que necesitamos para estas fechas estivales 🙂

LF39M…

“…minus 50 DKPS ‘cause you didn’t know what the fuck to do…”

Saludos y bienvenidos a Menos 50 DKP. La página de información, recursos, consejos y demás suerte de tontás para guildmasters, raidleaders y oficiales de guild más cutre y trasnochada de este rincón y parte del extranjero.

Internet está plagada de información, y solo hay que ser un poco mas hábil que un mono borracho para encontrar guías de gente que sabe de Wow mucho más que su seguro servidor. De modo que probablemente no tiene mucho sentido hacer que los servidores de datos se llenen con algo más de basura adicional.

Sin embargo, tengo una motivación personal doble para ponerme a hacer esto:

– En primer lugar, dejar una copia de seguridad de todas las cosas que he aprendido en el tiempo que llevo haciendo de guildmaster y raidleader. No es demasiado, no se crean. Pero estar echando a andar una guild desde cero es algo que te enseña un par de cosas sobre wl juego, la condición humana y lo perros que somos todos.

– Que esto le sirva a alguien, porque la mayor parte de la información está en inglés y mis compañeros de guild ya refunfuñan demasiado si no les paso todo bien traducido.

Y a ahora, a lo ciudadano Kane, un pequeño manifiesto:

– Todo lo que digo está sujeto a comentarios, correcciones y demás. No se corten y participen. No lloraré si resulta que he metido la pata o si alguno de ustedes tiene otro método para hacer mejor las cosas.
– Procuraremos que las actualizacioens sean semanales, pero que nadie se emocione, que esto de vivir es impredecible y trepidante.
– Como todo en esta vida, la página tendrá un final. Puede que dure más o menos, pero al fin y al cabo, tiene que haber un límite entre hablar de cosas de la guild y masturbarnos indefinidamente sobre un tema. Cuando crea que no daremos más de sí, avisaremos con antelación 🙂
– No se lo tomen demasiado en serio. Al fin y al cabo, solo es un juego.

De nuevo, bienvenidos, y pongámonos en marcha, que hay mucha tela que cortar por aquí…