Enseñame la pasta

Money, get away.
Get a good job with good pay and you’re okay.
Money, its a gas.
Grab that cash with both hands and make a stash.
New car, caviar, four star daydream,
Think I’ll buy me a football team.

El dinero es un problema. Aunque sea virtual.

Cuesta mucho de ganar y se gasta en reparaciones que da gusto. Lo mismo pasa con los consumibles, las recetas y demás reagentes. Hay que hacer un buen esfuerzo para subir las habilidades.

Sin embargo, es necesario tomar en cuenta un detalle cuando hablamos de hermandades: Estamos en esto para avanzar juntos, de modo que el concepto de “Esto es mío” debe dejarse de lado. Los activos disponibles no son de uno, son de la hermandad. Sé que esto parece clarísimo, pero se sorprenderían de la cantidad de jugadores que pertenecen orgullosamente a la cofradía de la virgen del codo y no se dan por aludidos cuando se comenta que las solapas dedicadas a raid en el banco no se van a llenar solas y que todo el mundo debe arrimar el hombro.

Hace tiempo, la gestión del banco y los activos en una hermandad era un horror. No había esa maravilla llamado banco de la hermandad y todo se hacía a mano, aprovechando los bancos de los GM y los oficiales y provocando mucho trabajo. Ya que se nos han dado las herramientas para hacernos la vida más fácil, vamos a aprovecharlas.

La gestión, actualización y guarda de los activos de una hermandad se suele hacer por parte del gestor del banco (Mal llamado banquero). Es una posición tremendamente importante, porque a poco que nos descuidemos, nos vamos a encontrar con una enorme cantidad de activos que valen una cantidad de dinero de echarse a temblar. Mucho cuidado a quien damos acceso al banco y al número de retirada de objetos que se permiten. No sería la primera vez que una hermandad se encuentra con que algún listo se les ha colado hasta la cocina y se ha llevado hasta las plantas del recibidor. Personalmente, prefiero que el control del banco se encuentre en manos de una sola persona, preferiblemente del guildmaster o alguno de sus brazos derechos.

Caja

Vámonos con otra de esas listas de recomendaciones que tanto me gusta poner:

  • Mucho ojo a los rangos: Establezcan un rango mínimo para su uso. Personalmente, me gusta dar más libertad a los jugadores con experiencia y los miembros de la raid fija y menos a los alters y recién llegados. La confianza hay que ganársela.
  • Menos es más: Restrinjan las retiradas de objetos. Si el personal no tiene muy claro lo que quiere coger, es problema suyo. Tres retiradas al día es un buen número, como término medio.
  • Fomenten el uso: Que los miembros de la hermandad sean generosos y compartan. Repito: QUE SE COMPARTA. Estamos en una asociación de jugadores con un objetivo común. Si no se tiene eso claro, debería replantearse las cosas en el juego
  • Prediquen con el ejemplo: Sean generosos con los objetos y el dinero que ponen en el banco si son los responsables. Es más, séanlo hasta la prodigalidad. El ejemplo suele engendrar la costumbre dentro de los grupos.
  • Orden, orden, orden: Separen en solapas distintas y que haya reglas claras. En caso de que haya dudas o gente que no se entere, comentenlo con el interesado. Hay pocas cosas más feos que un banco donde se ponen los calcetines en el cajón de los bañadores.
  • Control: Miren los logs del banco y comprueben quien ha retirado qué y cuantas veces. Tener las entradas y salidas controladas es importante para evitar sorpresas y hacer correcciones en los comportamientos incorrectos.
  • El banco no es un lugar de almacenamiento temporal: Se puede dejar una solapa para dejar objetos verdes y donaciones, pero no para dejar cosas que no nos caben en nuestro propio banco.
  • El uso del banco es un privilegio, no un derecho inalienable: Ojo a los usos y abusos y estén rápidos a cortar de raíz cualquier comportamiento que consideren inapropiado. Las reglas se pueden, y deben, cambiar de inmediato y sin previo aviso en caso de que se considere.
  • Excepciones cero: Ni los amigos, ni los hermanos del alma se pueden saltar las reglas de retirada de objetos. No importa cuanto lloren, no importa cuanto protesten, nadie retira más objetos que los esatblecidos después de medianoche 🙂
  • Tengan siempre una copia de seguridad: No les voy a decir que hagan una copia de todos los objetos que entren, pero sí que tengan una serie de activos críticos, bien en forma de dinero, consumibles, reagentes y objetos mágicos que les puedan sacar las castañas del fuego en caso de que haya un desastre mayúsculo, como un ninjeo al banco de la hermandad.

Como forma de guía somera, ofrezco un par de opciones distintas en lo que a gestión de banco se refiere. El primero lo considero más conveniente para guilds más informales y/o de un número menor de miembros, mientras que el segundo me parece más adecuado para guilds enfocadas a raideo, con un número de miembros elevado, y que requieran una organización más estricta.

Pasta

CONFIGURACIÓN BÁSICA:

Supongamos un banco con cuatro pestañas:

Pestaña 1: General
Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos para compartirlos con los miembros de la guild.
Se pueden retirar un máximo de seis objetos al día.
Pestaña 2: Raid
Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos.
Se pueden retirar un máximo de tres objetos al día.

Pestaña 3: Profesiones
Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos.
Se pueden retirar un máximo de tres objetos al día.

Pestaña 4: Objetos de raid y DKP
Esta pestaña puede verse por los miembros con rango raider o superior.
Contiene objetos que se adquieren a cambio de DKP. El GM y los oficiales a cargo podrán entregar dichos objetos.

CONFIGURACIÓN AVANZADA:

Supongamos un banco con seis pestañas:

Pestaña 1: Donaciones
Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos para compartirlos con los miembros de la guild.
Se pueden retirar un máximo de 10 objetos por día. Se pueden depositar objetos sin límite.
Los oficiales puede mover objetos de esta pestaña a otras en caso de que lo crean conveniente.

Pestaña 2: Objetos valiosos

Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos para compartirlos con los miembros de la guild.
Se pueden retirar un máximo de dos objetos por día. Las retiradas se deben hacer para uso personal. En caso de que finalmente se decida no usar el objeto retirado, debe devolverse a la pestaña, sin excepciones.

Pestaña 3: Pociones
Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos.
Se pueden retirar un máximo de un objeto (O pila de objetos) al día. Las retiradas son para uso personal de la persona que las hace.
Por favor, depositad únicamente pociones, aceites y piedras de afilar en esta pestaña.

Pestaña 4: Comida
Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos.
Se pueden retirar un máximo de un objeto (O pila de objetos) al día. Las retiradas son para uso personal de la persona que las hace.
Por favor, depositad únicamente comida para PJ o mascotas. Se permite el depósito de reagentes a fin de que se pueda subir el skill de cocina.

Pestaña 5: Objetos creados
Cualquiera con rango raider o superior puede tomar y depositar objetos.
Se pueden retirar un máximo de dos objetos (O pilas de objetos) al día.
Se permite depositar cualquier reagente para profesiones.

Pestaña 6: Objetos de raid – DKP
Esta pestaña puede verse por los miembros con rango raider o superior.
Contiene objetos que se adquieren a cambio de DKP. El GM y los oficiales a cargo podrán entregar dichos objetos.
Caulquier retirada debe ser comunicada al mestro banquero inmediatamente.

El tema de las donaciones monetarias prefiero dejarlo al libre albedrío de cada cual. Personalmente, creo que los miembros deben autoregularse en este aspecto. Y si os lo estáis preguntando, no me gusta que las reparaciones se hagan con cargo al dinero de la guild. Aquí cada uno debe responsabilizarse de lo suyo.

Sentimos en el alma la longitud del artículo, de nuevo. Les juro que cada vez que me pongo a escribir pienso “Este lo haremos rápido y sencillo”. Lo malo de las hermandades es que luego nunca son rápidas ni sencillas.

Y la semana que viene… Evaluamos a nuestros jugadores.

La orden de los canteros

Who controls the British crown?
Who keeps the metric system down?
We do, We do.

Who keeps Atlantis off the maps?
Who keeps the Martians under wraps?
We do, we dooooooo.

No es posible realizar el trabajo de una guild únicamente por una persona.

Perdón, voy a corregir esa frase.

No conviene realizar el trabajo de una guild únicamente por una persona.

Les voy a a enseñar una palabra que lo mismo conocen y que, en caso de que quieran dedicarse a llevar adelante una hermandad, les va a ser más que útil: Delegar.

En ocasiones, los guildmasters tendemos a creer que somos los únicos que podemos sacar adelante la hermandad, lo cual da lugar a que hagamos todo el trabajo pendiente. Así que asúmannlo cuanto antes: Ustedes no son imprescindibles.

Sé que resulta increíble, pero es así. Pueden ser más importante para la marcha de la hermandad, y probablemente consideremos que todo se irá al carajo si no estamos pendientes y vigilantes de los más nimios detalles, lo cual no es cierto y suele conducir a dos situaciones correlativas:

  • Dependencia excesiva de una sola persona.
  • Cansancio y desmotivación de la persona que se encarga de todas las tareas.

Así que pónganse a repartir responsabilidades como si les fuera la vida en ello. De hecho, más vale que acepten mi palabra: Les va la vida en ello. La vida de diversión y placer que obtienen con este juego y el hecho de llevar adelante el trabajo de la hermandad. Diversión que se irá por el desague en cuanto deje de ser diversión y se transforme en obligación. No me canso de repetirlo. Estamos en esto para divertirnos, de modo que pongámonoslo fácil.

Canteros

Tener un buen equipo de gente a nuestro alrededor nos va a permitir realizar una mejor gestión y de la hermandad y, consecuentemente disfrutar más.

Ya tratamos en un artículo anterior de cuales son los puestos de responsabilidad a tener en cuenta, y aunque había pensado en abundar en la lista, creo que será más conveniente hacer un repaso de elección de personas y formas de trabajar con ellas porque, como en tantas cosas en esta vida, no todo el mundo vale para todo.

A mi modo de ver, existen dos personalidades claramente diferenciadas: La gente a la que le gusta implicarse y la gente que prefiere no complicarse la vida. Ninguna de estas dos situaciones es mala per se y pueden servirnos para roles diferentes, pero conviene distinguirlos bien para evitar los habituales malentendidos y enfados consecuentes.

Todos los guildmasters queremos tener a nuestro alrededor a gente comprometida, responsable, con conocimientos del juego en profundidad, que sepa jugar su clase y la del vecino, etc… La realidad suele ser distinta porque los objetivos y motivaciones de cada cual tienen una medida.

Y es más, ya no estamos hablando de reclutamiento de gente para poder ir x días por semana a matar bichos, hacer chistes en los intermedios y quejarse del lag. Se va a dar poder a personas concretas y el poder tiene una particularidad interesante: Mal entendido, envenena.

Poder

En circunstancias normales, las personas con las que formaremos nuestro equipo de oficiales accederán al cargo de forma natural, porque serán ellos mismos los que se van a ofrecer para hacer cosas, o son los que se encargaron de realizarlo una vez y quedan en ese puesto por aclamación popular.

Ofrezco una serie de reflexiones que espero ayuden para la elección de las personas

  • ¿Qué personas son regulares en su juego y su asistencia?
  • ¿Quienes ofrecen consejos de juego y equipo a la gente más inexperta, son generosos con los consumibles, comida, pociones, etc…?
  • ¿Quienes se preocupan de estudiar y/o crear las guías de estrategia?
  • ¿Quienes tienen una cabeza amueblada y madura?
  • ¿Quienes muestra iniciativa propia organizando raids y/o eventos fuera de horario oficial?
  • ¿Quienes tienen mayor experiencia en el juego?

Al leer esas preguntas, piensen en qué personas de su guild les aparecen en la mente. Esas son las que quieren tener dentro del equipo de oficiales.

Es conveniente recordar que, aunque en las hermandades más numerosas o más serias, suele haber una estratificación de cargos previamente fijada, esa estructura no debe ser inamovible ni piramidal. Desde mi experiencia, siempre es mejor que el equipo de oficiales y el guildmaster puedan formar una suerte de “primus inter pares”. No se trata de que haya alguien que mande y los demás obedezcan, sino de tener un intercambio de ideas y opiniones que beneficie a todos. Las decisiones deberían tomarse por consenso y no por votación. En buena ley, no sería necesario votar nada.

Espero no estar pintando un mundo demasiado ideal 😛

Acostumbren a su equipo de oficiales a ejercer de ello. Si se asignan tareas concretas, que se hagan. Es necesario dar autonomía, libertad y transmitir que se tiene confianza en estas personas. A los seres humanos pocas cosas nos gustan más que ver que conseguimos cosas y solucionamos problemas. Aparte de la satisfacción personal, la satisfacción de un reconocimiento de este trabajo es muy reconfortante y sirve para afianzarnos en que lo que se está haciendo. De modo que cuando alguien vaya yendo bien, no nos cortemos ni avergoncemos en felicitar el trabajo cuando haya que hacerlo.

La comunicación es importantísima. Será vital para avanzar que todo el mundo esté alineado en la misma dirección. Mantener reuniones periódicas para asuntos cotidianos es una buena forma de no dejar flecos en el aire.

Acceder a un puesto de oficial no es una recompensa, sino una responsabilidad. No es un “Bienvenido a la socidad ultrasecreta de megapros”, sino “Bienvenido al trabajo y la dedicación”. Si alguien tiene algún problema con esto, debería dejar el puesto de inmediato. Por supuesto, tampoco es normal que alguien que se haya envenenado con el poder lo deje voluntariamente. Esto puede dar lugar a enfrentamientos, cabreos y demás drama jugoso. Pero sobre este tema ya hablaremos más adelante.

Y hasta quí puedo leer. Disculpen la longitud del texto, que tiendo a emocionarme y me desmando. La semana que viene, si todo va bien, hablaremos de activos y recursos de la guild. El sucio dinero y todo eso 🙂

¿Y como empiezo?

The Road goes ever on and on
Down from the door where it began.
Now far ahead the Road has gone,
And I must follow, if I can,
Pursuing it with eager feet,
Until it joins some larger way
Where many paths and errands meet.
And whither then? I cannot say.

Para crear una hermandad no hacen falta grandes dotes de inteligencia. Adquiérase una carta de hermandad a cualquiera de los vendedores de las ciudades importantes por diez miserables monedas de oro y convénzase a nueve jugadores para que firmen la carta. Devuélvase esta junto con un nombre que más o menos le guste a todo el mundo et voilá!

Guildchart

El tabardo, como tantas cosas en esta vida, es opcional.

Pero, por supuesto, las cosas nunca son tan sencillas como parecen.

Aunque algunas de las hermandades a las que hacía referencia en el artículo anterior pueden comenzar a funcionar de esta manera sin demasiados problemas, siempre es conveniente hacer algunos deberes antes de lanzarnos al estrellato si queremos tener una hermandad medianamente organizada y con perspectivas de futuro.

En caso contrario, adelante, no se cortem. Siempre se puede hacer las cosas sobre la marcha. De hecho, siempre se pueden hacer las cosas sobre la marcha y/o en el último momento, pero luego no me lloren con los resultados 🙂

Lo primero es tener a la gente disponible para firmar la carta y pasar a integrar las filas de la hermandad. No quiero decir que se pueda contar con un ejército de personas de buenas a primeras, pero en caso de que no tengamos el mínimo requerido para la firma del roster, tendremos que comenzar a mendigar por las ciudades y eso siempre es un problema. De modo que hagamos un poco de reclutamiento previo y consigamos un grupo de gente más o menos ilusionada con el proyecto que tenemos entre manos. Si lleváis un tiempo jugando a Wow seguramente contaremos con una lista de amigos más o menos nutrida. Con esto ya tenemos algo para empezar, consultemos, sondeemos y se podrá llegar a un resultado.

Y si no, siempre podemos integrarnos en las filas de una hermandad y trabajar para mejorarla desde dentro. Al fin y al cabo, no está al alcance de todo el mundo crear una guild. La vida es así de dura. Qué le haremos.

Supongamos que tenemos la gente. Enhorabuena. Vamos, pues a comentar slgunos de los puestos que deben definirse con antelación:

  • Guildmaster: Idealmente, la dinamo que mueve toda la máquina y el comedor último de marrones y problemas.
  • Oficiales de clases: Nuestros ojos y manos en los miembros de la guild. Idealmente, debería elegirse a personas con experiencia en esta clase y capacidades de organización. Pueden servir como reclutadores independientes, o delegar todo este trabajo en el..
  • Oficial de reclutamiento: El que se encarga de captar a gente nueva atendiendo a las carencias que tengamos.
  • Raid leader/Maestro de arenas: Organizador de instanicas y raids o de los combates en arenas e idealmente el bibliotecario que tiene chapadas las guías de bosses y sus estrategias. Este puesto puede estar asumido por el Maestro de la hermandad, o delegarse en caso de que sea muy numerosa o haya más de un grupo de raideo.
  • Gestor del banco y DKPs: Para hacerse cargo de la pasta, vigilar que no se lleve nadie lo que no debe y mantener actualizada la tabla de DKP, en caso de que se use este sistema.

Aunque de alguna de ellas ya hemos hablado, y para el resto voy a dedicar capítulos especiales, las breves pinceladas sugeridas en la lista ya les darán que pensar. Espero 🙂

Quede claro que no es necesario tener a una persona dedicada al trabajo de forma independiente para cada uno y que noarmalmente las personas dispuestas escasean, de modo que una sola acapara más de una función.

Work

¿Y en cuanto a las hermandades más pequeñas?. El proceso es el mismo, y puede que la organización, y por tanto los deberes a realizar, sean más livianos. En realidad, para las guilds pequeñas, con tener a un par de personas comprometidas con la organización del día a día es más que suficiente. Echad un vistazo a la lista y maximizad según necesidades. Tampoco quiero resultar muy cansino, pero para ayudar yo diría que con dos personas para cubrir los puestos de GM/RL/Gestor del banco y puede que un reclutador/Oficial de clase vamos que chutamos. Y por experiencia propia les digo que todo esto lo puede hacer una sola persona 🙂

Ya es suficiente por hoy. Unanse a mí la semana que viene para hablar del reclutamiento de gentes y gentecillas. Tema apasionante donde los haya 🙂