Drama, broncas y divertimentos relacionados

‘Cause you’re hot and you’re cold
You’re yes and you’re no
You’re in and you’re out
You’re up and you’re down

You’re wrong when it’s right
It’s black and it’s white
We fight, we break up
We kiss, we make up

El surgimiento del drama es consustancial a los juegos masivos online. A los masivos y a los no tan masivos. Desde que su seguro servidor jugaba a Quake en el año 96 con un modem de 33,6 ha tenido que escuchar su ración considerable de lloros, insultos y cruce muy emocionante de acusaciones a dos, tres o más bandas.

Wow basa su sistema de juego, y una gran parte de su popularidad en la famosa historia de las redes sociales. Tuiter, Caralibro y demás mandangas un poco más avanzadas de lo que en sus tiempos eran el ICQ y el IRC, donde tenemos a nuestros deudos al alcance de la mano y controlados en cada momento del día, donde las oportunidades de amistad y negocios redondos surgen a cada paso.

Por supuesto, en todo este cuento de hadas hay problemas asociados, y en las pasadas entregas hemos visto alguna que otra:

Expectativas y tensión: El origen de todos los problemas. Nos encontramos en un lugar donde se nos está pidiendo realizar una actividad con eficiencia en un entorno estresante, todo ello aderezado con que cada grupo y cada hermandad tiene un nivel de expectativas (Adonde quiero llegar y como deben comportarse los que se encuentran a mi alrededor para lograrlo) que pueden no corresponderse con la realidad. Es un mal my característico de las hermandades el que uno o varios de sus miembros tengan un listón sobre el desempeño de los demás superior o muy superior al que dichas personas están dispuestas a asumir o tienen interés en llegar a adquirir.

Falta de consecuencias: Detrás de la pantalla de un PC y alejados tras el anonimato de, en ocasiones, muchos cientos de kilómetros de las demás personas, el hecho de tener un enfrentamiento mas o menos fuerte con una persona no tiene consecuencias palpables. Cara a cara existen complicaciones, todo es mucho más desagradable, e incluso se puede llegar a producir enfrentamientos físicos. Debido a la educación que los seres humanos habitualmente recibimos, que nos dice que el enfrentamiento es malo, no estamos dispuestos a pelearnos a otra persona a menos que tengamos un adiestramiento previo, algún tipo de desequilibrio XD o nos hayan tocado mucho las narices.

¿Amistad?: Conocemos a las personas de manera virtual durante una hora y resulta que ya son amigos de toda la vida. Esta forma de relaciones tan superficiales no suele funcionar excesivamente bien a menos que las veamos como realmente son y nadie se haga una composición de lugar errónea, lo cual resulta mucho más difícil de lo que parece. Luego vienen los lamentos y las frases grandilocuentes de “Me has decepcionado”, “Los amigos no se hacen esas cosas”, etcétera…

Un servidor cree que la amistad debería ser otra cosa. La gente con la que comparto un rato de mi ocio no tendrían por qué ser considerados amigos automáticamente, que hay que ganarse esos galones. Y si bien actualmente llamo amigos a un buen número de miembros de la guild, bien cierto es que ya lo eran antes ponernos a dar caña. En otros sitios he estado en los que la relación era cordial, sin más, y nadie se ha extrañado ni demandado detalles adicionales.

Yo, mi, me, conmigo: Cada persona tiene una idiosincrasia distinta, y por norma general, vamos mucho a lo nuestro, importándonos mucho menos los demás. De nuevo, el entorno de juego en el que estamos situados promueve muy mucho esta situación. Y por supuesto, no existe el mismo nivel de implicación y compromiso con nosotros, que hemos creado de la nada y echado a andar nuestra bien amada guild, que una persona que aparece por allí, recoge su equipo o sus chapas y se puede largar si encuentra alguna oferta mejor.

Las personas son encantadoras, la gente es idiota: Otra de las frases del Main Tank de mi hermandad. Los sentimientos de pertenencia a un grupo pueden resultar muy beneficiosos si se logran encauzar de la manera adecuada, y ya tratamos sobre este tema en los consejos de planificación de las raids. El problema es que tienen un lado oscuro y tenebroso y los seres humanos somos muy propensos a sumarnos a la opinión mayoritaria, lo cual ha dado muchos problemas en guilds de todo el mundo cuando las cosas se descontrolan y todo el mundo se pone a señalar con el dedo a uno o varios culpables y a pedir a gritos su cabeza. Créanme, sucede mas a menudo de lo que parece.

Drama

A donde quiero ir a parar con esta diatriba es: El drama y los roces van a surgir inevitablemente y en ocasiones no hay forma de evitarlo. Por muy bien y muy armónicos que seamos en un grupo de personas, el simple paso del tiempo, el habitual y normal desgaste que una convivenvia (Incluso tan sui generis como es la de este juego) y el hecho de que los seres humanos seamos manifiestamente irritantes, en la mayoría de las ocasiones sin pretenderlo, es terremo abonado para las discusiones y las ganas de matar.

Pero el hecho de que se pueda dar el conflicto no significa que tengamos que PREVENIR la formación de esos conflictos y AMORTIGUAR sus efectos y consecuencias. Creanme, un poquito de cariño hace mucho más bien del que creemos.

Existen variadas formas de prevenir los enfrentamientos.Lo primero y principal en esta actividad es intentar recordar en todo momento que se trata de un juego. Puede parecer una perogrullada, pero como los seres humanos exageramos que da gusto, se nos olvida que hacemos esto para divertirnos fundamentalmente y nos ponemos cantidad de serios. Me parece muy importante mantener un pensamiento lúdico contínuo en World of Warcraft. Diviertanse, diviertan, saquen su lado mas juguetón y casual. Esto es para divertirse. Leyendo las cosas que leo a diario, cualquiera lo diría ¿verdad?  🙂

Como regla fundamental, no creo que los errores y problemas deban airearse mas allá de lo estrictamente necesario. Los mensajes personales están para algo, bien dentro del juego o fuera del juego. A ser posible por voz, que en escrito resulta difícil explicarse convenientemente. Pongámonos en actitud de escucha y no olvidemos que, por mucho que nos pueda tocar las narices, al otro lado de ese personaje tenemos una persona.

Es importante también atajar los malos comportamientos de raíz. Cotilleos, comentarios maledicentes y bolas de nieve de variada índole que comienzan formándose por malentendidos y tonterías y acaban resultando en unas tormentas tan espectaculares que la gente saca fotos y las enmarca. Si se fomentan esas situaciones, no nos sorprendamos luego de cosechar lo que estemos sembrando. Mucho respeto a todo el mundo, por muy insolidario, empanado o soberbio que parezca.

Mucho ojo con los corrillos y los grupitos. Es normal que en las guilds, y más en las de gran tamaño, se forme grupúsculos de jugadores con mayor afinidad o con lazos de amistad mayor. Esto es bueno y deseable, pero ya no lo es tanto cuando se convierten en caldos de cultivo de cuchicheos. Son sin número las hermandades que han quedado rotas en dos o tres frentes tiempo antes de su disolución. Esto puede y debe verse y evaluarse por la oficialidad de la hermandad. Tengamos los ojos atentos y corrijamos.

Den al personal opciones y espacios para participar en la hermandad. Fomenten la implicación y el compromiso. repartan tareas dentro y fuera de la raid, de acompañamiento a los novatos o a los posibles grupos de equipación, etc… cuando alguien se siente útil en un grupo, es muy difícil que no sienta implicado y acabe valorando a la organización a la que pertenece.

Por último, vamos a ver los amortiguadores para cuando la etapa de prevención ya ha pasado y todo el mundo anda tirándose los trastos a la cabeza. Tampoco le voy a descubrir la pólvora a nadie, pero seguramente sacaremos ideas interesantes. Como punto fundamental, voy a recomendar calma y tiempo. Los sentimientos hacen que nos pongamos nervioso y con todo eso presente en ocasiones es muy difícil tener una conversación razonable y calmada. Si no se stá seguro de que lo que vayamos a decir se puede hacer en un clima de tranquilidad, recomiendo dejar pasar un breve espacio de tiempo, reflexionar sobre lo sucedido e intentar encontrar alguna solución. Ni que sean diez o quince minutos. Les aseguro que con la sangre calmada, las cosas suelen verse de muy distinta manera.

Siempre hay un último recurso, como hacía don Corleone, cuando alguien no se muestra razonable por muchas vueltas que le hayamos dado, quizás ha llegado el momento de partir peras y decidir que, fundamentalmente, hay personas con las que es imposible razonar 😉

Pero seguramente ustedes tendrán muchas mas opciones para capear esos momentos de dificultades. Por favor, adelante con ellas.

Y en la próxima entrega… vamos a hablar de cambios. El mundo se mueve al fin y al cabo, nos guste o no.

Dick

Esto no es una excusa :)

Hubo lío en el trabajo. Luego me dió pereza. Luego me fui a Japon y volví de Japon.

Luego, me dio un poco mas de pereza…

Pero es necesario ponernos serios, que no quedan muchos temas de los que quiero hablar y esto está bastante parado.

Mañana seguimos.