¿Y como empiezo?

The Road goes ever on and on
Down from the door where it began.
Now far ahead the Road has gone,
And I must follow, if I can,
Pursuing it with eager feet,
Until it joins some larger way
Where many paths and errands meet.
And whither then? I cannot say.

Para crear una hermandad no hacen falta grandes dotes de inteligencia. Adquiérase una carta de hermandad a cualquiera de los vendedores de las ciudades importantes por diez miserables monedas de oro y convénzase a nueve jugadores para que firmen la carta. Devuélvase esta junto con un nombre que más o menos le guste a todo el mundo et voilá!

Guildchart

El tabardo, como tantas cosas en esta vida, es opcional.

Pero, por supuesto, las cosas nunca son tan sencillas como parecen.

Aunque algunas de las hermandades a las que hacía referencia en el artículo anterior pueden comenzar a funcionar de esta manera sin demasiados problemas, siempre es conveniente hacer algunos deberes antes de lanzarnos al estrellato si queremos tener una hermandad medianamente organizada y con perspectivas de futuro.

En caso contrario, adelante, no se cortem. Siempre se puede hacer las cosas sobre la marcha. De hecho, siempre se pueden hacer las cosas sobre la marcha y/o en el último momento, pero luego no me lloren con los resultados 🙂

Lo primero es tener a la gente disponible para firmar la carta y pasar a integrar las filas de la hermandad. No quiero decir que se pueda contar con un ejército de personas de buenas a primeras, pero en caso de que no tengamos el mínimo requerido para la firma del roster, tendremos que comenzar a mendigar por las ciudades y eso siempre es un problema. De modo que hagamos un poco de reclutamiento previo y consigamos un grupo de gente más o menos ilusionada con el proyecto que tenemos entre manos. Si lleváis un tiempo jugando a Wow seguramente contaremos con una lista de amigos más o menos nutrida. Con esto ya tenemos algo para empezar, consultemos, sondeemos y se podrá llegar a un resultado.

Y si no, siempre podemos integrarnos en las filas de una hermandad y trabajar para mejorarla desde dentro. Al fin y al cabo, no está al alcance de todo el mundo crear una guild. La vida es así de dura. Qué le haremos.

Supongamos que tenemos la gente. Enhorabuena. Vamos, pues a comentar slgunos de los puestos que deben definirse con antelación:

  • Guildmaster: Idealmente, la dinamo que mueve toda la máquina y el comedor último de marrones y problemas.
  • Oficiales de clases: Nuestros ojos y manos en los miembros de la guild. Idealmente, debería elegirse a personas con experiencia en esta clase y capacidades de organización. Pueden servir como reclutadores independientes, o delegar todo este trabajo en el..
  • Oficial de reclutamiento: El que se encarga de captar a gente nueva atendiendo a las carencias que tengamos.
  • Raid leader/Maestro de arenas: Organizador de instanicas y raids o de los combates en arenas e idealmente el bibliotecario que tiene chapadas las guías de bosses y sus estrategias. Este puesto puede estar asumido por el Maestro de la hermandad, o delegarse en caso de que sea muy numerosa o haya más de un grupo de raideo.
  • Gestor del banco y DKPs: Para hacerse cargo de la pasta, vigilar que no se lleve nadie lo que no debe y mantener actualizada la tabla de DKP, en caso de que se use este sistema.

Aunque de alguna de ellas ya hemos hablado, y para el resto voy a dedicar capítulos especiales, las breves pinceladas sugeridas en la lista ya les darán que pensar. Espero 🙂

Quede claro que no es necesario tener a una persona dedicada al trabajo de forma independiente para cada uno y que noarmalmente las personas dispuestas escasean, de modo que una sola acapara más de una función.

Work

¿Y en cuanto a las hermandades más pequeñas?. El proceso es el mismo, y puede que la organización, y por tanto los deberes a realizar, sean más livianos. En realidad, para las guilds pequeñas, con tener a un par de personas comprometidas con la organización del día a día es más que suficiente. Echad un vistazo a la lista y maximizad según necesidades. Tampoco quiero resultar muy cansino, pero para ayudar yo diría que con dos personas para cubrir los puestos de GM/RL/Gestor del banco y puede que un reclutador/Oficial de clase vamos que chutamos. Y por experiencia propia les digo que todo esto lo puede hacer una sola persona 🙂

Ya es suficiente por hoy. Unanse a mí la semana que viene para hablar del reclutamiento de gentes y gentecillas. Tema apasionante donde los haya 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s