¿Y como empiezo?

The Road goes ever on and on
Down from the door where it began.
Now far ahead the Road has gone,
And I must follow, if I can,
Pursuing it with eager feet,
Until it joins some larger way
Where many paths and errands meet.
And whither then? I cannot say.

Para crear una hermandad no hacen falta grandes dotes de inteligencia. Adquiérase una carta de hermandad a cualquiera de los vendedores de las ciudades importantes por diez miserables monedas de oro y convénzase a nueve jugadores para que firmen la carta. Devuélvase esta junto con un nombre que más o menos le guste a todo el mundo et voilá!

Guildchart

El tabardo, como tantas cosas en esta vida, es opcional.

Pero, por supuesto, las cosas nunca son tan sencillas como parecen.

Aunque algunas de las hermandades a las que hacía referencia en el artículo anterior pueden comenzar a funcionar de esta manera sin demasiados problemas, siempre es conveniente hacer algunos deberes antes de lanzarnos al estrellato si queremos tener una hermandad medianamente organizada y con perspectivas de futuro.

En caso contrario, adelante, no se cortem. Siempre se puede hacer las cosas sobre la marcha. De hecho, siempre se pueden hacer las cosas sobre la marcha y/o en el último momento, pero luego no me lloren con los resultados 🙂

Lo primero es tener a la gente disponible para firmar la carta y pasar a integrar las filas de la hermandad. No quiero decir que se pueda contar con un ejército de personas de buenas a primeras, pero en caso de que no tengamos el mínimo requerido para la firma del roster, tendremos que comenzar a mendigar por las ciudades y eso siempre es un problema. De modo que hagamos un poco de reclutamiento previo y consigamos un grupo de gente más o menos ilusionada con el proyecto que tenemos entre manos. Si lleváis un tiempo jugando a Wow seguramente contaremos con una lista de amigos más o menos nutrida. Con esto ya tenemos algo para empezar, consultemos, sondeemos y se podrá llegar a un resultado.

Y si no, siempre podemos integrarnos en las filas de una hermandad y trabajar para mejorarla desde dentro. Al fin y al cabo, no está al alcance de todo el mundo crear una guild. La vida es así de dura. Qué le haremos.

Supongamos que tenemos la gente. Enhorabuena. Vamos, pues a comentar slgunos de los puestos que deben definirse con antelación:

  • Guildmaster: Idealmente, la dinamo que mueve toda la máquina y el comedor último de marrones y problemas.
  • Oficiales de clases: Nuestros ojos y manos en los miembros de la guild. Idealmente, debería elegirse a personas con experiencia en esta clase y capacidades de organización. Pueden servir como reclutadores independientes, o delegar todo este trabajo en el..
  • Oficial de reclutamiento: El que se encarga de captar a gente nueva atendiendo a las carencias que tengamos.
  • Raid leader/Maestro de arenas: Organizador de instanicas y raids o de los combates en arenas e idealmente el bibliotecario que tiene chapadas las guías de bosses y sus estrategias. Este puesto puede estar asumido por el Maestro de la hermandad, o delegarse en caso de que sea muy numerosa o haya más de un grupo de raideo.
  • Gestor del banco y DKPs: Para hacerse cargo de la pasta, vigilar que no se lleve nadie lo que no debe y mantener actualizada la tabla de DKP, en caso de que se use este sistema.

Aunque de alguna de ellas ya hemos hablado, y para el resto voy a dedicar capítulos especiales, las breves pinceladas sugeridas en la lista ya les darán que pensar. Espero 🙂

Quede claro que no es necesario tener a una persona dedicada al trabajo de forma independiente para cada uno y que noarmalmente las personas dispuestas escasean, de modo que una sola acapara más de una función.

Work

¿Y en cuanto a las hermandades más pequeñas?. El proceso es el mismo, y puede que la organización, y por tanto los deberes a realizar, sean más livianos. En realidad, para las guilds pequeñas, con tener a un par de personas comprometidas con la organización del día a día es más que suficiente. Echad un vistazo a la lista y maximizad según necesidades. Tampoco quiero resultar muy cansino, pero para ayudar yo diría que con dos personas para cubrir los puestos de GM/RL/Gestor del banco y puede que un reclutador/Oficial de clase vamos que chutamos. Y por experiencia propia les digo que todo esto lo puede hacer una sola persona 🙂

Ya es suficiente por hoy. Unanse a mí la semana que viene para hablar del reclutamiento de gentes y gentecillas. Tema apasionante donde los haya 🙂

Un lugar en el mundo

“…I’m alone, on my own, and that’s all I know

I’ll be strong, I’ll be wrong, oh but life goes on

I’m just a girl, trying to find a place in

this world…”

Continuando con las opciones a barajar antes de empezar siquiera a considerar el nombre de la guild, quiero hacer una breve referencia a los tipos de hermandad que se pueden tomar en consideración por el futuro Guildmaster 🙂

Que nadie se me alarme, porque una de las cosas que más me gustan de World of Warcraft es que hay sitio para todo el mundo. No importa la mentalidad con la que quieras tomártelo, con toda seguridad vas a encontrar gente con una filosofía semejante a la tuya con la que compartir el juego.

Por que tú tienes las cosas claras a la hora de fundar una hermandad, ¿Verdad?

Theguild

Es importante tener una buena base para comenzar a avanzar, y es más importante aún ser sinceros con nosotros mismos con respecto a lo que queremos alcanzar en World of Warcraft. Resulta un tanto absurdo, por ejemplo, querer fundar una hermandad enfocada a PVP si lo que nos gusta es hacer instancias. Igualmente absurdo resulta plantearse una hermandad enfocada a PVE de alto nivel si apenas tenemos tiempo libre que dedicar al juego.

Identificar nuestros deseos y es tan importante como conocer nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades jugando y nos ahorrará buen número de frustraciones y sinsabores.

Esto lo resumieron muy bien en Grecia Hace unos añitos: Gnosi teo ton. Conócete a tí mismo. Mangarrián 🙂

Con este objetivo, voy a realizar una breve exposición, sujeta a correcciones, de lo que considero son los tipos de hermandad que más nos solemos encontrar en esos Reinos y que he dividido con las siguientes premisas: Tamaño, filosofía, ambiente interno, facilidad de acceso a nuevos miembros, dificultad de gestión, recursos disponibles y tiempo de dedicación semanal.

– Enfocadas a PVE/PVP exigente: Aunque el tamaño suele variar, normalmente están compuestas de gran número de pesonas (150 + personas yo lo consideraría una guild realmente grande). La organización suele ser buena o muy buena, sus miembros están motivados y concienciados con los objetivos que se pretenden alcanzar. Normalmente, no hay un conocimiento previo aunque nada impide que las relaciones de amistad se vayan consolidando. No suele haber una excesiva rotación de personas.

La criba para nuevos miembros es complicada. Se exige apply en los foros y se busca a clases específicas para un papel determinado. Gente con equipo y experiencia, de modo que se miran con lupa las solicitudes. Además, los miembros son sometidos a testeo previo para comprobar la calidad antes de dejarles entrar en los puestos de raid.

La distribución de loot se realiza usando tablas de DKP y se potencia asistencia y dedicación.

El ambiente suele ser bueno si los objetivos que se buscan van en consonancia con la filosofía de estas hermandades. Cuentan con página web, foros, servidores de voz y un banco de hermandad gestionado firmemente. Además del guildmaster, existe un cuerpo de oficiales con trabajo delegado, ya que el trabajo desborda a una sola persona. Suelen dedicar cinco días por semana a razón de unas tres o cuatro horas diarias.

– Enfocada a PVE/PVP casual: De nuevo, hablamos de hermandades numerosas o muy numerosas. Normalmente se trata de una hermandad fundada por un grupo de amigos o conocidos que desean progresar hacia objetivos más elevados, pero que no cuentan con el tiempo o los recursos de las hermandades más potentes. Con el tiempo, pueden evolucionar en hermandades de alto nivel exigentes.

Cuentan con página web, foros y servidores de voz para raids. Asimismo, el banco está gestionado y se suelen tener varias solapas divididas según necesidades y/o niveles de los miembros.

Suelen ser buenos puntos de entrada para las personas que quieren introducirse en el juego más profundo sin tener que dejarse la vida en ello. Se realiza selección de personas, por apply en foro o recomendación de los miembros, aunque los niveles de exigencia no suelen ser tan elevados como las guilds más numerosas, si bien estas circunstancias pueden cambiar si la guild se va poblando de miembros fijos.

El horario implicaría tres o cuatro días por semana, a razón de tres horas al día aproximadamente.

La distribución de loot suele ser por tablas de DKP y, en el menor de los casos, concilio de loot.

Multitud

– De roleo: La población varía considerablemente de un servidor a otro, pero normalmente no son demasiado numerosas. Buscan potenciar la parte interpretativa del juego y evientemente se dan más en servidores de Rol, aunque no se circunscriben exclusivamente a estos.

– Familiar: Suelen componerse por amigos o gente que tiene relaciones cercanas. En España no es muy común este tipo de guilds, pero por afuera, concretamente en Estados Unidos, son más habituales. Parejas, matrimonios, padres e hijos que juegan juntos. Ya pueden hacerse una idea.

Suelen ser hermandades pequeñas o muy pequeñas. El ambiente es tranquilo y agradable, con un enfoque normalmente PVE de ritmo pausado. El reclutamiento en las mismas está normalmente cerrado y suelen encontrarse con dificultades para realizar avances en el juego PVE por falta de miembros.

El loot se distribuye mediante concilio de loot o por roll. No suele haber dificultades en la distribución del mismo.

Es normal que tengan banco, con las casillas abiertas para coger y dejar libremente, ya que hay confianza y en muchas ocasiones página web o por lo menos un foro común. Tienden a no jugar demasiado. Tres tardes por semana en el mejor de los casos a razón de dos o tres horas por día.

– Cajón desastre: Muy pobladas, bulliciosas, normalmente muy desorganizadas. Los miembros no suelen conocerse entre sí más que superficialmente. No suele haber ni página web, ni foro, ni servidor de Teamspeak. No se ponen cortapisas ni requisitos para entrar, de modo que resulta bastante común que alguien con quien hayas ido de instancia una vez te invite a entrar, venga a cuento o no. Hay una gran rotación de personas.

No suele haber horarios de raid o arenas prefijado, el banco tampoco suele estar gestionado o directamente no existe. La distribución de loot es dispar, aunque se suele dejar en manos de la utilidad de group loot del juego.

Este tipo de hermandades tienden a desaparecer por falta de miembros. Puede haber mucha gente en un momento dado, pero la falta de objetivos realistas o existentes acaba por llevar a las personas a otros sitios.

– Excepciones y rarezas: Las guilds compuestas por una o dos personas, las que solo tienen a mujeres en sus filas, guilds de una única clase, etc… Bueno, de todo hay en la viña del Señor 🙂

Espero que todo el mundo haya tomado una idea del tipo de hermandad en el que se siente más identificado. Únanse a mí la semana que vienen para hablar de los primeros pasos y crear, de una buena vez, nuestra hermandad.

¿Tú tienes estudios, piltrafilla?

“…let’s hear a story…”

Antes de comenzar a conocer las vicisitudes de gestionar a un grupo más o menos organizado de jugadores con los que te sientes como un padre que sale de vacaciones con sus nenos de ocho años, retrocedamos un poco. A los orígenes de los orígenes.

Puede que hayas estado más o menos tiempo englobado en las filas de una guild numerosa o en la que haya cuatro gatos, puede que acabes de llegar a esto y te llame la atención, puede que te veas obligado a ponerte el sombrero de guildmaster porque el anterior ha dejado de jugar y, demonios, alguien se tiene que ocupar de echar a andar el barco porque si no se hundirá o puede que simplemente quieras tener un refugio del agitado mundo exterior para jugar mejor con los amigotes, a vuestro ritmo.

tiosam

No importa el camino que te haya llevado a decidirte a tomar la figura de guildmaster, y no importa lo grande o lo pequeña que pueda ser la guild. Una de las grandezas de World of Warcraft es que hay un sitio para todo el mundo. En la inmensa mayoría de los casos, a menos que tu guild la formes tú solo (Se han dado caso, créanme) hay dos requisitos que se te van a exigir, en mayor o menor medida:

  1. Compromiso
  2. Esfuerzo

De modo que vamos a hacer un pequeño ejercicio. Tomen lápiz y papel y rellenen el siguiente cuestionario:

  • ¿Estás dispuesto a recibir quejas más o menos airadas de gente a la que creen que la han tratado mal, tengan o no razón?
  • ¿Estás dispuesto a ser el que da ejemplo, el que está el primero para trabajar y el que se lleva las recompensas en último lugar?
  • ¿Eres capaz de mediar en los conflictos interpersonales con cierta soltura?
  • ¿Eres trabajador? ¿Tienes iniciativa?
  • ¿Eres capaz de motivar e ilusionar a los demás en un proyecto común?
  • ¿Tienes paciencia y sentido del humor?
  • ¿Sabes organizarte con facilidad y eficiencia?
  • ¿Estas dispuesto a  realizar evaluaciones y tomar decisiones sobre el resultado?
  • ¿Te gusta investigar sobre el juego y la mecánica de encuentros y clases de personaje?
  • ¿Tienes claros tus objetivos en el juego?
  • ¿Eres sociable y tienes facilidad para el trato personal?

En caso de que hayan contestado la mayor parte de las preguntas de forma afirmativa, mi más sincero pésame, les va a ustedes la marcha. A trabajar se ha dicho.

En caso contrario, dedíquense a jugar y no me busquen puestos de responsabilidad, que no es lo suyo.

Así que, vayamos a las razones últimas del personal…

La primera razón por la que las personas humanas buscamos puestos de responsabilidad es la pasta. Bueno, borren eso, también está el gustazo del poder.

No toda la frase anterior es una guasa…

Está, por supuesto, lo que los cursis llaman la erótica del poder. A los seres humanos nos suele molar tener poder, mandar y decir cómo se hacen las cosas. Produce gustirrinín saber que tienes a gente pendientes de tus decisiones y obedeciendo lo que dices. En sí mismo, no es una motivación mala, pero muchos abusos se producen por estar en un puesto de poder y entender mal que, como decía su amigo y vecino el hombre araña, todo poder conllleva responsabilidad.

Por otro lado, la satisfacción personal ante el trabajo realizado, sea mejor o peor. Es paradójico que nos carguemos de tareas y que nos guste trabajar como mulas porque cuando terminemos y veamos el restultado se tiene la sensación de que todo ha merecido la pena. Somos así de raros, oiga.

Por supuesto, el factor social es importante. Al final y al cabo, Wow es un juego social. Se disfruta mucho más entre gente que conocemos y que nos cae más o menos bien.

La diversión es, normalmente, el factor principal para embarcarse en un lío como este. Wow es divertido, jugamos a esto para pasarlo bien. Crear y mantener una guild tiene muchas partes de trabajo y oscuridad pero esencialmente es muy divertido y tiene momentos impagables, incluso para mis 13 leuros. HOYGAN.

Y no quisiera olvidar lo que llamaré el factor megapro. Personalmente, no me gusta nada, pero no quiero dejar de tratar ningún tipo de motivación. O lo que es lo mismo, ser el mejor del servidor, el primero en tirar bosses, el que más y mejor mata en PVP. En definitiva, el que la tiene más larga. La competición es, qué duda cabe, una buena fuente de motivación. Miren si no a los de Ensidia.

Con esta breve lista no le estoy descubriendo la rueda a nadie, pero creo que nos da un buen punto de partida como forma de reflexionar antes de lanzarnos a la taera inicial.  Y esto es así, porque en este negocio, creo que es importante tener claro de donde partimos y a donde queremos llegar para evitarnos disgusto y malos entendidos.

Continuaremos la próxima semana, con el siempre apasionante tema de los tipos de guild que podemos crear. Porque aquí hay espacio para todo el mundo, buena señora.

LF39M…

“…minus 50 DKPS ‘cause you didn’t know what the fuck to do…”

Saludos y bienvenidos a Menos 50 DKP. La página de información, recursos, consejos y demás suerte de tontás para guildmasters, raidleaders y oficiales de guild más cutre y trasnochada de este rincón y parte del extranjero.

Internet está plagada de información, y solo hay que ser un poco mas hábil que un mono borracho para encontrar guías de gente que sabe de Wow mucho más que su seguro servidor. De modo que probablemente no tiene mucho sentido hacer que los servidores de datos se llenen con algo más de basura adicional.

Sin embargo, tengo una motivación personal doble para ponerme a hacer esto:

– En primer lugar, dejar una copia de seguridad de todas las cosas que he aprendido en el tiempo que llevo haciendo de guildmaster y raidleader. No es demasiado, no se crean. Pero estar echando a andar una guild desde cero es algo que te enseña un par de cosas sobre wl juego, la condición humana y lo perros que somos todos.

– Que esto le sirva a alguien, porque la mayor parte de la información está en inglés y mis compañeros de guild ya refunfuñan demasiado si no les paso todo bien traducido.

Y a ahora, a lo ciudadano Kane, un pequeño manifiesto:

– Todo lo que digo está sujeto a comentarios, correcciones y demás. No se corten y participen. No lloraré si resulta que he metido la pata o si alguno de ustedes tiene otro método para hacer mejor las cosas.
– Procuraremos que las actualizacioens sean semanales, pero que nadie se emocione, que esto de vivir es impredecible y trepidante.
– Como todo en esta vida, la página tendrá un final. Puede que dure más o menos, pero al fin y al cabo, tiene que haber un límite entre hablar de cosas de la guild y masturbarnos indefinidamente sobre un tema. Cuando crea que no daremos más de sí, avisaremos con antelación 🙂
– No se lo tomen demasiado en serio. Al fin y al cabo, solo es un juego.

De nuevo, bienvenidos, y pongámonos en marcha, que hay mucha tela que cortar por aquí…